malas noticias

¿Cómo comunicar malas noticias a un paciente?

10 minutos

Probablemente, la tarea de comunicar malas noticias, por parte del médico a los pacientes, es una de las tareas más difíciles a las que se enfrentan diariamente. Ante la gran parte del tiempo que os ocupa la formación de aspectos técnicos a los sanitarios, es imprescindible que recibáis ciertas nociones para saber enfrentaros, junto a una correcta comunicación, a las malas noticias.

Las malas noticias se definen como aquellas informaciones que alteran la perspectiva o el ánimo del paciente, relacionadas con su futuro o su situación actual. Las malas noticias están formadas por un ingrediente objetivo y otro subjetivo. Éste último depende del paciente, por ello, cada persona suele reaccionar de una manera distinta. Esta reacción también se verá afectada por la edad, las obligaciones personales, valores, creencias y maneras de pensar, etc.

¿Por qué es difícil comunicar malas noticias para los médicos?

Ningún médico desea quitarle la esperanza a un paciente ante el padecimiento de cáncer, hipotiroidismo subclínico o esclerosis múltiple. Además, es normal que experimenten temor ante la reacción de un paciente o, quizá, la de alguno de sus familiares. Sin embargo, existen diversos factores que intervienen en este proceso y que se deben tener en cuenta:

  • Factores sociales: mantienen relación con la concepción que tiene la sociedad sobre la juventud, la salud y la riqueza. Por lo que cuando un médico le comunica a un paciente la existencia de una enfermedad, estos “valores sociales” pueden verse algo dañados. 
  • Factores del paciente: es complejo analizar el grado de impacto que tienen las malas noticias en el paciente. Muchos pueden asumirlo con cierta naturalidad y otros con dificultad.
  • Factores del médico: varios factores, de los propios sanitarios, pueden influir en el modo en el que transmitan esas malas noticias:
    • Miedo a causar dolor.
    • Dolor empático.
    • Miedo a ser culpado de la situación.
    • Temor a la repercusión legal.
    • Miedo a los aspectos desconocidos.
    • Temor a expresar ciertas emociones.
    • Miedo a la muerte del paciente.

¿Cómo deben, los médicos, comunicar malas noticias?

Desde la Universidad de Toronto, Bartey Buckman, realizó una distinción relacionada con 6 aspectos que se deben tener en cuenta:

  1. Setting Up: consiste en mantener un ambiente sin interrupciones. Así se protegerá la privacidad y la intimidad del paciente junto a su médico.
  2. Perception: adaptar la comunicación verbal y la no verbal, por parte del médico, para lograr una mayor comprensión.
  3. Invitation: investigar para resolver las posibles dudas que tenga el paciente.
  4. Knowledge: uso del vocabulario correctamente, evitando tecnicismos.
  5. Emotions: mostrar empatía y cercanía hacia el paciente y sus familiares más cercanos.
  6. Strategy: saber enfrentarse a sus sentimientos y reacciones.

Por otro lado, desde la Universidad de San Francisco, Rabow y Myphee, se hizo una clasificación centrándose en

  1. Preparación anticipada sin dar paso a interrupciones.
  2. Fomentar la relación terapéutica.
  3. Ofrecer contención, facilitando la expresión por parte del paciente.
  4. Sobrellevar la reacción de los familiares y del enfermo.
  5. Apoyar las emociones.

En nuestro país se maneja una serie de pasos más sencillos que responden al acrónimo de EPICEE:

  1. Entorno (E): encontrar el escenario perfecto en el que se desarrolle una buena comunicación.
  2. Percepción (P): saber la clase de conocimientos de los que dispone el paciente para adaptarse a él.
  3. Invitación (I): intuir lo que el médico cree que puede querer saber el paciente sobre la enfermedad a la que se enfrenta.
  4. Conocimiento (C): hablar de forma sencilla, clara, correcta y mostrar comprensión ante la situación del paciente.
  5. Empatía (E): ser empático y comprensivo.
  6. Estrategia (E): explicar, paso a paso, el protocolo de actuación que se seguirá. De este modo, se expresará al enfermo el respaldo del médico.

Ante la inexistente formación hacia los profesionales sobre cómo comunicar malas noticias, muchos de ellos han aprendido por sí mismos gracias a su propia experiencia médica. La manera en la que dan las noticias afectará directamente al modo en el que el paciente, y sus familiares, afrontan la enfermedad. Por lo tanto, ante la inexistencia de un momento preciso para hacerlo, seguir ciertas pautas comunicativas aliviará la angustia del paciente si éste presenta aneurisma cerebral, ciertas enfermedades degenerativas

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe