Mayores problemas para las mujeres en la conciliación familiar

La conciliación familiar entre los profesionales de la salud

8 minutos

La conciliación familiar con la vida laboral es un objetivo importante para todos. Así, todo sector profesional tiene sus más y sus menos para poder alcanzar el punto perfecto en esta conciliación. Pero estamos seguros de que, si existe un ámbito más complicado que la media, este es el sector de la salud.

En cifras, 6 de cada 10 profesionales de la salud de entre 30 y 49 años han encontrado dificultades para poder conciliar su vida privada con la vida laboral. Cifras alarmantes para un sector con alto desgaste emocional, más aún tras la Covid-19.

Las personas no eligen cuándo enferman o cuándo necesitan a un profesional de la salud. Por ello, los hospitales necesitan trabajadores las 24 horas del día. Las guardias en estos centros son continuas, ya que el día al completo debe estar cubierto.

Sin embargo, sí existen diferentes vías a través de las cuales lograr una conciliación laboral y familiar lo más próxima a lo deseado.

¿Qué medidas se podrían tomar para mejorar la conciliación familiar entre los profesionales de la salud?

Cada uno de vosotros tendréis unas u otras necesidades familiares. Por ello, lo ideal sería la posibilidad de cerrar un horario adaptado a cada persona. De esta forma, se cumpliría con las horas establecidas por contrato, pero de la forma más cómoda para el trabajador.  

Por su parte, además de este horario adaptado, el médico puede tener la posibilidad de realizar aquellas tareas que así lo permitan desde su propio domicilio. Adaptando el teletrabajo a una profesión de difícil ejecución desde el domicilio.

Quizá sea el momento de repensar algunas profesiones. Sabemos que la carga administrativa y la gestión de llamadas se puede realizar casi desde cualquier lugar, mientras que una enfermera difícilmente podrá asistir a los pacientes desde su casa.  Si fuera de su interés -porque todo depende de los intereses de cada uno- se podría pensar en una mezcla de tareas (asistenciales y administrativas), para que estas profesiones pudieran disfrutar de teletrabajo en mayor o menor medida.

En cuanto a las vacaciones, éstas deben ser fácilmente amoldables a las necesidades de la familia. En el caso de contar con hijos en el núcleo familiar, poder adaptar las vacaciones a las de los menores, que en verano no tienen horario escolar.

Mayores problemas para las mujeres en la conciliación familiar

Conciliación familiar

En España, las mujeres en medicina suponen más del 50% de las plantillas de los centros. Incluso, entre los menores de 45 años esta cifra se acentúa todavía más. Hay dos mujeres profesionales de la salud por cada hombre menor de 45 años, siendo ésta la franja de edad más común a la hora de ser madre. Las bajas de maternidad y, posteriormente, la reducción de la jornada laboral son derechos imprescindibles para poder cuidar de sus hijos recién nacidos. Así, las mujeres ven cómo se reduce su nivel adquisitivo, así como las posibilidades de llegar a puestos directivos o de mayor responsabilidad por el parón que supone en su trayectoria profesional.

Por todo ello se hace necesaria una revisión también de los problemas a los que se enfrentan las madres, y padres por supuesto, a la hora de tener un hijo. Una revisión de las condiciones que les permita conciliar sus vidas como progenitores y como médicos.

En Uniteco creemos en la importancia que tiene la conciliación de las vidas laboral y familiar. Abogamos siempre por médicos tranquilos, y para ello alcanzar el equilibrio personal y profesional es de gran importancia. Tal y como hemos explicado en este post, algunas profesiones hacen verdaderamente complicada la hibridación de formas de trabajo; pero no imposible.  

​ ​

Deja un comentario

4 comentarios

ABC

26 de julio de 2022 07:06

Un profesional de cualquier tipo, sanitario o no, puede dar un número de horas X según sea su situación personal. Cuando eres joven quieres echar todas las horas que puedas y más, y después aparecen otras prioridades que exigen tiempo y dedicación. En otros países tiene claro esto y existen contratos a cero horas y a tiempo parcial. En nuestra sanidad pública estas opciones o no existen o se penalizan, simplemente porque la estructura administrativa que tendría que facilitarlas o bien no existe o no está dispuesta a hacer este trabajo porque no están al servicio del profesional sino al de ellos mismos. Prefiero tener a tres médicos a tiempo parcial dando el 100 por cien que a uno quemado, de baja en baja, haciendo el mismo trabajo, o directamente en su casa porque prefiere ver a sus hijos a amargarse. A ver si entendemos esto alguna vez. Debería facilitarse no sólo el teletrabajo sino la reducción de jornada a cualquier profesional, no sólo al que tenga hijos a su cargo.

Esther

26 de julio de 2022 07:30

Pues ya si trabajas como autónomo en la privada, si bien adaptas tu horario a la entrada al cole de los niños, las bajas por maternidad son terribles a nivel económico…

jfcd

26 de julio de 2022 11:11

Con teletrabajo o no, un médico no tendría por qué estar haciendo trabajo administrativo, eso para empezar, y es una de las principales lacras del sistema público, donde están una legión de médicos buenecitos haciendo el papeleo que no quieren o no saben hacer los demás, (administrativos y médicos y otros profesionales de otros estamentos del sistema).
Si quitamos el trabajo administrativo, ya hemos optimizado mucho el sistema y es posible que sea más atractivo trabajar en él. Luego está el adecuar la carga del trabajo a lo que los profesionales puedan ofrecer por sus circunstancias, desde el que quiera doblar turnos al que prefiera a tiempo parcial

Maria

1 de agosto de 2022 08:17

Yo para conciliar he renunciado a mi contrato y después de 22 años de profesión he vuelto a ser suplente, nadie me ha dado ni facilidades ni opción alternativa, en sistema es muy rígido y la conciliación es inexistente. He sufrido mucho hasta que en febrero de 2021, tras haber estado en Ifema y sufriendo las olas eternas de la pandemia decidí optar por mi familia y mi libertad laboral y ahora, sin contrato y en la precariedad laboral más absoluta, yo decidí cuando trabajo y cuando me voy de vacaciones.
Ésto es lo q5 estamos viviendo.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe