Consulta médica telefónica

Consulta médica telefónica o videoconsulta: ¿cuál es mejor?

11 minutos

La nueva era tecnológica y digital ha hecho confluir ambas modalidades de atención sanitaria. Hace unas semanas, en nuestro artículo, “videoconsulta, consejos para esta nueva técnica” , hablamos de cómo realizar una video consulta correctamente y conocer todas las prevenciones que debe saber un profesional sanitario. Asimismo, también en nuestro artículo, “la consulta telefónica, una nueva realidad”, abordamos la importancia de una buena consulta telefónica.

¿Qué es una consulta médica telefónica y en que se diferencia de la videoconsulta? 

En primer lugar, antes de abordar las ventajas e inconvenientes en estas novedosas formas de ejercer la medicina debemos de definirlas. La consulta médica telefónica es aquella visita médica que se realiza mediante una línea telefónica. Normalmente, supone una primera toma de contacto para una aparente lesión, o como un consultorio para resolver ciertas dudas que le puedan surgir al paciente. 

En cambio, la videoconsulta es aquella visita médica que se realiza mediante un canal de audio y video, por la cual el paciente va a poder mostrar al profesional posibles síntomas que puede presentar el paciente y, al igual que la consulta médica telefónica supone la primera toma de contacto con el profesional. Aunque, nunca va a ser más efectivo que una visita presencial con su consiguiente exploración física. 

Ventajas de la consulta médica telefónica y la videoconsulta 

Una consulta médica telefónica no se puede equiparar a una consulta presencial por la simple exploración física, necesaria en muchos de los casos en el ejercicio de la prestación de salud. Pero la telemedicina, como ya hemos comentado en alguna ocasión, llegó para quedarse, así debemos aprovechar esta oportunidad para poner en uso las cosas positivas que nos brindan cada una de las modalidades. 

Como ventajas comunes de consultas telefónicas y videollamadas están: 

  • Evitar desplazamientos. 
  • Seguridad y salud al no confluir varios pacientes en una misma sala de espera donde algún virus podría contagiarse. 
  • Prevenir el autodiagnóstico y la automedicación. 
  • Detección temprana de posibles enfermedades. 
  • Rapidez y agilidad en la consulta para la mejor gestión de la agenda.  
  • Evitar agresiones físicas a los profesionales de la salud, quizá no tanto agresiones verbales.

¿Cuándo es mejor realizar una consulta médica telefónica? 

Es importante saber cuándo es más conveniente realizar una consulta telefónica en vez de una videoconsulta, por ello, vamos a definir los usos más comunes de esta práctica médica, con el objetivo de hacer más eficiente la consulta del profesional médico evitando congestiones de la consulta. 

Se ha convertido en una herramienta de uso diario para muchos pacientes y profesionales de la salud. La consulta médica telefónica es muy práctica para: 

  • Resolución de dudas generales de pacientes.  
  • Orientar sobre qué especialistas consultar.  
  • Realizar un triaje básico e inicial que descarte o confirme la gravedad de la consulta. 
Consulta médica telefónica

¿Cuándo es mejor realizar una videoconsulta? 

La videoconsulta se está convirtiendo es una práctica muy generalizada, por ello es fundamental cuando se debe realizar una y definir que consultas las podemos abordar de manera telemática y cuales van a requerir una consulta presencial.

Sumado a todo lo que hemos visto con la consulta médica telefónica, aporta un grado más de componente humano, al poder verse doctor y paciente. Sirve más cuando: 

  • Es necesaria la observación de las zonas afectadas por la dolencia. 
  • Es necesaria una explicación pormenorizada o el paciente por su dolencia presenta nerviosismo o frustración. 

Principales inconvenientes

Pero no es oro todo lo que reluce, y también hay inconvenientes que pueden surgir en estas variedades que la telemedicina pone a nuestra disposición. Como siempre, por un lado está la puesta en marcha y gestión de los recursos para llevar a cabo esta labor, y por otro lado está en todos nosotros hacer buen uso de consultas médicas telefónicas y videoconsultas para no incurrir en: 

  • Saturación de los teléfonos de consulta, bien por falta de recursos, o bien por el mal uso de dichos teléfonos. 
  • Extendernos temporalmente en la consulta, ello implicará retraso para el resto de pacientes, tal y como sucede en las consultas presenciales. 

Hoy en día, en la era de los smartphones y el uso masivo de los mismos; no es raro pensar que la mayoría de la población cuenta con la herramienta principal para el desarrollo de consultas médicas telefónicas y videoconsultas médicas. Pero no tiene por qué ser así: 

  • Existe una brecha económica y social donde hay un sector de la población que no puede permitirse un teléfono inteligente o una tarifa de datos adecuada.  
  • Y también existe una brecha geográfica si hablamos de la conexión a Internet y el ancho de banda disponible en cada caso desde donde se use el terminal para realizar videollamadas. La calidad de la misma puede determinar el éxito de dicha videollamada, o puede conllevar frustración y una mala valoración por parte de los pacientes.  

La telemedicina es una realidad muy esperanzadora para la profesión médica, que solo va a traer componentes positivos a la vida del profesional médico. Le va a permitir ejercer unas consultas más enriquecedoras y favorables para sus pacientes, evitando consultas presenciales innecesarias, congestionando el proceso asistencial.

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe