Denuncia por negligencia médica.

La denuncia por negligencia médica, una realidad cada vez más habitual

11 minutos

La figura del profesional sanitario está cada vez menos protegida se está convirtiendo en una figura muy vulnerable y diana de multitud de denuncias por parte de los pacientes. Es por ello, que cada vez es más habitual que los pacientes denuncien a los médicos por una supuesta negligencia médica por el interés de obtener una elevada indemnización

¿Qué es una negligencia médica?

La negligencia médica o mala praxis médica, se da cuando el médico no actúa con la diligencia exigida por las prácticas que rige la Lex Artis Médica.

Este principio pone duda si el concepto de Lex Artis es aplicable a toda la actividad médica. La jurisprudencia, en cambio, se ciñe al concepto de la Lex Artis a situaciones propias de la exploración médica, actos de diagnóstico y actos de tratamiento, tanto clínicos como quirúrgicos.

Denuncia por negligencia médica

Cómo actuar ante una denuncia por negligencia médica

Las denuncias por negligencias médicas son cada vez más habituales, debido a las grandes indemnizaciones que pueden percibir los pacientes. Por ello, te vamos a explicar el proceso que debes seguir en el caso de recibir una denuncia:

  • Buscar un abogado especializado en derecho sanitario

Los casos de negligencias médicas tienen una gran complejidad. Son términos médicos y es fundamental hacer comprender y entender al juez la naturaleza del caso. Por ello, es fundamental que el letrado esté especializado en derecho sanitario. Además, hay que tener en cuenta que los plazos de prescripción de una negligencia médica, ya que la denuncia se podría encontrar fuera de plazo. Por lo general el plazo de suscripción será de 5 años. En cambio, aquellos casos en los que el paciente haya fallecido y la entidad o la persona  no hayan suscrito un contrato el plazo será de 1 año.

Además, no hay que olvidar que se debe probar la existencia de una secuela, ya que no valdría con solo una supuesta mala praxis. En el caso de que la secuela fuese un dolor no se va a poder judicializar el caso.

  • Recopilar información.

Es fundamental recopilar toda la documentación relativa al paciente y al tratamiento realizado

  • Contratar un perito médico

Los peritos médicos son un elemento estratégico en los procedimientos judiciales. Son el punto intermedio entre los procesos judiciales y la medicina. El informe médico va a determinar si el caso se lleva a juicio.

  • Juicio

En el caso que se lleve a juicio el caso, lo lógico será que la denuncia llegue por la vía civil. Es muy improbable una condena a un profesional sanitario por la vía penal. En estos casos la figura del abogado vuelve a coger fuerza para obtener el resultado que más nos interese

 Cuando no es una negligencia médica

Sin embargo, no todos los daños provocados al paciente pueden ser adjudicados a una omisión médica. En el caso de que el paciente esté bajo un tratamiento médico, el profesional sanitario no puede ser considerado el responsable si se sucede un daño que no se podía haber previsto o, que no fuese fruto de la falta de conocimiento del sanitario que atendió al paciente. En esta situación no se podría considerar dicha actuación como un error médico.

Por ejemplo, si un paciente acude al hospital por un dolor de estómago y el médico le diagnosticó una apendicitis aguda, y a la hora, de llevar a cabo la operación el profesional se da cuenta de que el dolor del estómago no es causado por una apendicitis, sino por otra razón que requiere la misma operación. En este caso, el erró en el diagnóstico no supone una negligencia médica. Aunque el profesional erró en el diagnóstico el procedimiento era el adecuado para el tratamiento de esa dolencia. De hecho, es fundamental señalar que en estos casos estamos ante una obligación de medios no de resultados.

No obstante, una prestación de medios queda completa con la ejecución de la actividad prometida, pese a que no conlleve la total curación del paciente, siempre y cuando se lleve a cabo dicha actividad con el esmero exigible en atención a la naturaleza de la obligación. Tal y como marcan los artículos 1.101 y 1.104 del Código civil

Por ello, se requieren ciertos conocimientos técnicos, además de la aplicación  de los medios, energías, saberes y técnicas propias que se encuentran al alcance del profesional para el correcto desempeño de la lex artis. Sólo un diagnóstico gravemente erróneo y la omisión de las pruebas exigibles en la atención de la dolencia sufrida, puede servir de base para declarar la negligencia médica. 

En definitiva, ante una denuncia de negligencia médica lo mejor es acudir a un despacho de abogados especialista en derecho sanitario que te aconsejaran y te ayudarán durante todo el litigio, para que tus intereses primen por encima de todo, y no tengas que hacer frente a cuantiosas indemnizaciones. Si no se cuenta con la protección adecuada se puede poner en riesgo tu nivel de vida, y el de tu familia, teniendo que afrontar cuantiosas indemnizaciones poniendo en jaque tu nivel de vida, incluso teniendo que hacer frente a una posible inhabilitación médica. Por ello, es fundamental contar con una protección adecuada, ya que, hoy más que nunca, la figura del profesional sanitario es más vulnerable.

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe