EII

EII, la Enfermedad Inflamatoria Intestinal

10 minutos

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) es un trastorno crónico que afecta principalmente al intestino, y suele ir acompañado de dolor abdominal y diarrea crónica entre otros síntomas. Normalmente, esta dolencia suele afectar tanto a hombres como a mujeres con edades comprendidas entre los 15 y los 35 años.

Esta dolencia incluye una serie de enfermedades con inflamación del aparato digestivo, pero no se deben confundir con el Síndrome del Intestino Irritable. Aunque comparten síntomas como la diarrea y el estreñimiento, las causas de ambas son diferentes. El SII es un trastorno funcional, lo que significa que el sistema digestivo parece normal aunque no siempre funciona de forma adecuada. En cambio, la EII es un trastorno crónico que produce inflamación e, incluso, daños en la estructura intestinal. 

Las EII más comunes son la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa. Estas dos enfermedades son muy similares; de hecho, en ocasiones, cuesta diferenciarlas debido a la gran cantidad de síntomas comunes, o parecidos, que presentan ambas enfermedades.

Estas dolencias no son curables, pero sí que se pueden controlar cambiando los hábitos de vida y con tratamientos médicos. Es habitual la presencia de largos periodos de remisión, mientras que otras personas pueden ser más propensos a brotes más recurrentes. Sin embargo, con un buen control de la enfermedad, se puede llevar una vida normal y plena con apenas afectación en tus expectativas vitales

El progreso de la enfermedad el primer año tras el diagnóstico es un buen indicativo de cómo evolucionará la enfermedad. La remisión durante los primeros años tras el diagnóstico es una buena señal, mientras que más de dos brotes puede ser más problemático. Aunque hay que remarcar que es muy complicado predecir las consecuencias a largo plazo.

EII, la Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Diferencias entre la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa

Colitis UlcerosaEnfermedad de Crohn
Afectación IntestinoRecto y Colon (Intestino Grueso)Cualquier zona del sistema digestivo (desde la boca al recto)



Características


Las zonas afectadas forman bloques continuos sin zonas sanas entre medias.
La inflamación afecta solo a la mucosa del intestino.
No suelen desarrollar fístulas.
Suele comenzar antes de los 30 años, pero puede ocurrir a cualquier edad.
Las zonas afectadas del intestino alternan con zonas no dañadas.
La inflamación afecta a la pared intestinal completa.
Suelen desarrollar fístulas.
Puede aparecer a cualquier edad, pero normalmente comienza en la juventud. La mayoría son diagnosticados antes de los 30 años.









Signos y síntomas












Diarrea muy frecuente ,y las heces pueden contener sangre o moco.
Las heces suelen tener sangre y, en ocasiones se ve a simple vista.
El estreñimiento puede ocurrir, pero no con tanta frecuencia como en la Enfermedad de Crohn.
Dolor abdominal intermitente, la intensidad y la localización del dolor puede variar. Puede provocar sensaciones incómodas en la parte inferior del abdomen, en el borde superior del hueso de la cadera o producir cólicos en la parte media del abdomen. El dolor puede llegar a ser más grave durante una recaída. Sin olvidar, los síntomas más comunes como las náuseas y los vómitos.
La fiebre suele ir acompañado con la reagudización de la enfermedad.
La pérdida de peso, de apetito o el retraso del crecimiento en niños no suele aparecer en las formas moderadas o ligeramente graves. Sin embargo, sí que puede llegar a afectar al crecimiento.
Dificultades con la evacuación: es necesario ir al baño con mayor frecuencia, tenesmo o así con la retención de heces.
Es muy poco frecuente la producción de úlceras anales y fístulas.
No presenta síntomas neurológicos o psiquiátricos.
Diarrea recurrente, no tan habitual como en la Colitis Ulcerosa.
El sangrado no es tan habitual como en la Colitis Ulcerosa.
El estreñimiento puede suceder en el momento en que los demás síntomas de la enfermedad están bajo control.
Episodios repetitivos de dolor muy agudo, principalmente en la parte inferior derecha del abdomen. Esto suele suceder antes de ir al baño. De hecho, pueden presentarse náuseas y vómitos, si hay un absceso o una perforación en la pared intestinal.
La fiebre suele ser moderada; si se presenta fiebre alta o fiebre fría suele ser indicativo de complicaciones.
Pérdida de apetito y peso. Es habitual que aparezcan deficiencias de crecimiento en niños y adolescentes.
Dificultades para vaciar los intestinos, en especial durante los brotes.
Las fístulas y las úlceras anales pueden ser algunos de los primeros síntomas que levantan la sospecha de EC.
Los síntomas neurológicos o psiquiátricos pueden ser uno de los primeros indicativos de la Enfermedad de Crohn.


Como se puede ver, es muy común confundir estas enfermedades. Es más, en esta terna puede llegar a entrar la denominada colitis indeterminada, que aparece cuando no se pueden determinar las características, y el diagnóstico final dependerá de su evolución. En la actualidad, del total de personas con EII, el 42% padece la enfermedad de Crohn y el 48% colitis ulcerosa. De hecho, el número de enfermos se ha multiplicado por 10 en los últimos 25 años, y cada año se diagnostican unos 2.000 casos nuevos.

En definitiva el mejor tratamiento para estas enfermedades es la adopción de unos hábitos más saludables, partiendo de la alimentación y llegando hasta la eliminación de hábitos insalubres, como puede ser el tabaco. Si quieres mantenerte al día, no dudes en suscribirte al Blog de Uniteco. ¡Encontrarás todos los recursos que necesitas!

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe