aumento-capitales

El aumento de capitales, la mejor protección para el profesional sanitario

6 minutos

El contrato del seguro se basa siempre en la buena fe de ambas partes. La compañía se compromete a asegurar el riesgo, pero es el tomador del seguro quien declara las características del bien asegurado. Los profesionales médicos deben contar con un seguro acorde a sus características personales y laborales.  En este sentido, el aumento de capitales es una de las mejores herramientas para reducir la incertidumbre del médico. Contar con un suficiente capital cubierto evita imprevistos desagradables que pueden entorpecer el ejercicio diario de la profesión médica de una manera segura. Este aumento permite contar con una protección adecuada ante cualquier reclamacion que pueda recibir

La principal ventaja del aumento de capitales es la tranquilidad de estar protegido tanto laboral como personalmente. Cuando el médico dispone de una cobertura acorde a las características de su especialidad hace frente a las contingencias de su profesión sabiendo que no tendrá que responder con su propio patrimonio. Sin duda, un médico bien asegurado solo se preocupará del bienestar de su paciente. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es CTA-text-consentimiento-informado.png

Atendiendo a la cantidad por la que se asegura el producto, se pueden dar una situación de infraseguro. Esta coyuntura se produce cuando quien contrata un seguro declara que el valor del objeto que quiere asegurar es inferior a su valor real. Esta situación se produce en el momento del siniestro, al realizar la tasación de daños y calcular la respectiva indemnización.

Por ejemplo, si un cirujano se lastima sus manos en un accidente y no está correctamente asegurado, percibiría una indemnización inferior al valor del daño. Ese profesional, que trabaja eminentemente con sus manos, recibiría una compensación proporcional entre el capital contratado y la cantidad tasada por el perito tras el siniestro. De hecho, este montante estaría por debajo de lo que el médico merece y necesita al perder su principal instrumento de trabajo, sus manos. Esto supondría una pérdida de poder adquisitivo y seguramente del nivel de vida disfrutado hasta el momento. En definitiva, el médico tiene que hacer frente a las secuelas físicas posteriores al accidente y a las consecuencias económicas. Las cuales podrían haberse evitado teniendo asegurado un capital acorde a su perfil. 

En cualquier caso, el tomador del seguro se verá afectado por dicha descompensación, lo que conlleva una desprotección evidente en el ejercicio de su labor diaria y pone en peligro tanto su vida personal como profesional. Este problema afecta también al paciente, puesto que el profesional médico no va a poder ejercer su labor con la tranquilidad y el tesón que caracteriza y que requiere el ejercicio de la medicina.

En definitiva, el aumento de capitales supone una gran ventaja tanto para el asegurado, el médico, como para el paciente que va a ver como sus consultas van a ser mejor atendidas. Por su parte el profesional de la salud tiene la certeza de estar protegido pase lo que pase tanto a nivel laboral como personal. De modo que su nivel de vida no se ve afectada en ningún aspecto.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es CTA-post-ebook-consentimiento-informado.jpg
​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe