Jubilación médicos de Familia y Comunitaria

Jubilación médicos de Familia y Comunitaria: La preocupante tasa de reposición negativa

8 minutos

El médico de Familia y Comunitaria es aquel “especialista en personas”. Si bien la medicina cuenta con múltiples posiciones especializadas, el médico de Familia ve a sus pacientes como un todo, ya que analiza siempre desde una perspectiva global. Es decir, tienen en cuenta aspectos físicos de la enfermedad, psicológicos y sociales, como el entorno que rodea al enfermo -familia y relaciones sociales-, que pueden afectar a su estado de salud. Normalmente, este tipo de especialista trabaja en los centros de Atención Primaria, donde se atienden más de 200 millones de consultas al año. Aquí trabaja en torno al 40% de los médicos en España. Además, también es posible encontrarse a médicos de Familia en las unidades de emergencia, como el 061, o tratando a enfermos terminales. Actualmente, la inminente jubilación de médicos de este área puede poner en jaque el sistema sanitario.

Posible colapso del Sistema Nacional de Salud por jubilación de médicos

El 2022 puede ser el año para la reflexión. Los datos son muy negativos:

  • Uno de cada tres médicos de Familia está a menos de cinco años de su jubilación (33,2%). 
  • Seis de cada diez tienen 50 años o más (60,2%). Es decir, en aproximadamente 15 años se habrán jubilado dos tercios de los actuales médicos de Familia.

En definitiva, en el próximo lustro y en términos absolutos, dejarán sus lugares de trabajo 12.034 médicos de Familia.

Aunque el problema se agrava aún más cuando la tasa de reposición de estos puestos es negativa. El número de Médicos Internos Residentes que se decantan por esta modalidad no alcanza, ni siquiera, al cupo ofertado a la hora de elegir residencia. En 2022, algo más de 1.000 plazas han sido ocupadas, habiéndose ofertado 2.336. Es decir, en torno al 50% de las plazas han quedado vacantes. Esto supone la adjudicación de 190 plazas menos que en 2021.

jubilación médicos 2

Así, la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria ha publicado un plan que reclama la contratación de 7.000 nuevos médicos de Familia, alcanzando así las 36.787 plazas de Medicina Familiar y Comunitaria en los próximos 4 años. De esta forma, se podrían reducir a 1.000 los pacientes por consulta, que actualmente se encuentran en 1.300.

A través del método actual del MIR, en los próximos años y con la perspectiva más optimista, 8.285 médicos de Familia se incorporarán al sistema. Sin embargo, las jubilaciones previstas alcanzarán los 3.749 especialistas más. Por lo tanto, el déficit generado por esta vía, sumado a las 7.000 plazas reclamadas, supondrían 10.749 plazas a cubrir en medicina Familiar y Comunitaria.

La falta de personal acrecienta los problemas de salud 

La falta de personal no solamente afecta a los pacientes, sino que la salud de los propios profesionales también se ve damnificada. Igualmente, la pandemia por el Covid-19 ha tenido su cuota de culpabilidad en este sentido, pues han sido más de 200.000 los contagiados por este virus. Así, las bajas por los contagios hacían doblar esfuerzos a los que se mantenían negativos en las pruebas. Una presión sin antecedentes en España.

Nuestro país se mantiene lejos de los 2,6 médicos de Asistencia Primaria por cada 1.000 habitantes de Portugal. En España, en cambio, esta tasa es de 0,77. Esta falta de personal ha provocado picos en los últimos años de hasta el centenar de pacientes por profesional y día. Un desgaste físico y emocional que ha desembocado en secuelas de todo tipo.

En definitiva, parece evidente la necesidad urgente que existe por aumentar la plantilla de profesionales en los centros de salud y hospitales de España. Así como las condiciones, de forma que se logre reducir la presión y el estrés que sufren actualmente nuestros médicos.

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe