meningitis que es

Meningitis: qué es, tipos y recomendaciones a pacientes 

10 minutos

La meningitis es una enfermedad que cada año afecta gravemente a casi mil personas en España, aunque las cifras han descendido en los últimos años gracias a las medidas de prevención contra la Covid-19. La enfermedad se produce tras una inflamación de las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Así, los principales síntomas que produce la enfermedad son dolor de cabeza, fiebre y rigidez en el cuello.

La gripe y la meningitis tienen una sintomatología similar, pudiendo mostrarse durante pocas horas hasta varios días. La meningitis se mostrará de la siguiente manera:

  • Aumento inesperado y alto de la temperatura corporal (fiebre).
  • Cuello rígido
  • Náuseas o vómitos derivados de un fuerte y diferente al dolor de cabeza normal.
  • Convulsiones y dificultades para lograr una correcta concentración
  • Falta de apetito y sed, así como somnolencia y entorpecimiento a la hora de caminar.
  • Molestia en la percepción de la luz, o fotosensibilidad.
  • A veces, como en la meningitis meningocócica, se pueden producir reacciones en la piel.

Tipos de meningitis bacterianas 

Existen diferentes tipos de meningitis, diferenciadas por el tipo de infección que la provoca. Entre ellas, las infecciones bacterianas destacan entre el resto, pues, este tipo de enfermedades pueden llegar a ser mortales. 

La meningitis bacteriana puede estar provocada por diferentes tipos de bacterias, que viajan hasta el cerebro y la médula espinal a través de la sangre. Las bacterias pueden entrar por una infección de oído, una fractura de cráneo o por los senos paranasales. Además, una cirugía también podría infectar al paciente, aunque estos casos son muy poco habituales. Las bacterias causantes de las meningitis más comunes son las siguientes: 

meningitis que es tipos
  • Neumococo (Streprococcus pneumoniae): las infecciones con esta bacteria suelen causar neumonía, infección de oídos e infecciones en los senos paranasales.
  • Meningococo (Neisseria meningitidis): afecta a las vías respiratorias superiores y, normalmente, adolescentes y adultos son el foco principal. La facilidad de contagio que tiene puede provocar epidemias en lugares concretos con mucha facilidad, como son, por ejemplo, las residencias. En el caso de que un médico detectase un caso en un lugar como este o similar, se deberá vigilar al detalle un posible brote, ya que un antibiótico oral podría ayudar a prevenir la enfermedad.
  • Hemófilo (Haemophilus influenzae, HIB): la bacteria HIB fue una de las principales causas de meningitis en niños. Sin embargo, la vacuna contra esta bacteria ha logrado reducir enormemente el número de infecciones por este motivo.
  • Listeria (Listeria monocytogenes): la bacteria causante de la listeria proviene de diferentes alimentos, como el queso no pasteurizado o algunas carnes. En embarazadas, la listeria monocytogenes puede hacer a la madre perder al bebé. Además, también son grupo de riesgo por esta enfermedad las personas mayores y personas con el sistema inmunológico dañado. 

Otros tipos de meningitis 

Además de la causada por las bacterias, también se conoce la meningitis viral. Esta genera una enfermedad más leve y, en ocasiones, termina disipándose sin necesidad de un tratamiento que la combata.

Por otro lado, la meningitis crónica genera dolor de cabeza, fiebre, vómitos y nubosidad mental. Esta enfermedad es causada por organismos de crecimiento lento y su duración en el tiempo puede extenderse más allá de las dos semanas. Del mismo modo, se encuentra la meningitis fúngica, que puede llegar a ser mortal. No existe la transmisión entre personas, sino que el contagio se produce a través de la inhalación de esporas de hongos, madera en descomposición o excrementos de aves.

Por último, la meningitis parasitaria, cuya transmisión tampoco se produce entre humanos. Para contagiarse, la persona debe alimentarse de algún producto contaminado por parásitos. También es conocida como meningitis eosinofílica.

Prevención: Recomendaciones para los pacientes 

De cara a las recomendaciones que los médicos podéis dar a vuestros pacientes encontramos distintas medidas preventivas, que ayudan a evitar un contagio de meningitis. Esta enfermedad puede pasar de una persona a otra a través de distintas vías, como un estornudo, compartir utensilios de comida o un cigarro. Así, las recomendaciones que se les pueden dar a los pacientes son:

  • Higiene: las manos están en constante contacto con distintas superficies, por lo que lavarse las manos se considera fundamental desde que somos niños. Lavarse las manos antes de comer, después de acudir al baño o tocar animales es primordial para evitar la propagación de gérmenes. Además, es importante recalcar la importancia que tiene no compartir los utensilios de higiene como los cepillos de dientes, los cubiertos o los propios alimentos y bebidas.
  • Salud: llevar una dieta equilibrada y saludable, así como la práctica recurrente de ejercicio, ayuda a fortalecer el sistema inmunitario, protegiéndonos de las infecciones por virus y bacterias. 
  • Protección: en los casos de estornudos y toses, es fundamental cubrirse nariz y boca, de forma que no se propaguen por el aire los distintos virus y bacterias. Además, las embarazadas deben prestar especial atención a los alimentos. Cocinar las carnes y consumir quesos con leche pasteurizada ayudará a evitar la listeriosis, que podría llegar a producir la muerte del feto.

Además de las recomendaciones pertinentes que se les pueden ofrecer a nuestros pacientes, la Asociación Española contra la Meningitis recomienda la vacunación del meningococo frente al serogrupo B, siendo éste el causante del mayor número de casos en España. 

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe