Soluciones para la obsolescencia en medicina

La obsolescencia de la tecnología en medicina

7 minutos

La obsolescencia hace referencia a la esperanza de vida que los aparatos tecnológicos tienen desde su fabricación. Como si de una persona se tratase, para la tecnología también llega el momento de dar la extremaunción. En muchos casos, esta fecha de caducidad viene marcada desde la fábrica, siendo imposible alargarles la vida.  

En medicina, también ocurre que medicamentos y tecnología quedan obsoletos. Bien por el avance y desarrollo de nuevas y mejores herramientas, o bien por el desgaste provocado por el uso. Y habéis sido vosotros, médicos, los que nos habéis hecho llegar esta preocupación. La realidad es que esta preocupación viene de lejos. Hace ya una década, se recogían declaraciones de personalidades dentro de la Medicina. Todos ellos se mostraron preocupados por la inversión en tecnología y unas herramientas que se quedaban atrás.  

Ignacio López, por entonces presidente del sector de Tecnología y Sistemas de Información Clínica de Fenin, advertía que la inversión en tecnología no alcanzaba ni el 1% respecto del total. En 2017, la inversión en tecnología representó el 7,2% del gasto sanitario; sin embargo, solamente un 0,65 por ciento del total del PIB español.  

Problemas derivados de la obsolescencia  

El uso de tecnología que no cuenta con los últimos avances reporta algunas desventajas, tanto para la comunidad médica como para los pacientes. Por un lado, el encarecimiento de costes. Por otro, el beneficio que no obtienen nuestros pacientes. 

  • Encarecimiento de costes: la tecnología, como las personas, con la edad van necesitando más arreglos e inversión. Un informe de Fenin recogía que la inversión requerida para renovar el parque tecnológico del sector alcanzaba ya los 1.600 millones de euros.  
  • Tratamiento de los pacientes: la falta de inversión en tecnología también repercute sobre los propios pacientes. En ocasiones, las máquinas antiguas se utilizan para descargar la presión asistencial. Esta tecnología obsoleta aumenta los costes entre un 8 y un 21%, al mismo tiempo que impide hacer uso de la mejora en el tratamiento y seguimiento de los pacientes en relación con aquellos que reciben la tecnología más puntera.  
La obsolescencia en medicina

Soluciones para la obsolescencia en medicina 

No cabe duda de que la obsolescencia es una preocupación para médicos y pacientes. Así, el estudio de Fenin “El perfil tecnológico hospitalario” planteaba, entre otras, las siguientes soluciones. 

  • Diseño de un plan de actuación a la hora de renovar la tecnología, en función a aquella que sea prioritaria en base al valor añadido que aportan a medio y largo plazo.  
  • Conocer y evaluar la repercusión que tendrán las nuevas tecnologías en los procesos asistenciales. Asimismo, se procederá a su compra cuando el ahorro sea mayor al coste, teniendo en cuenta el ciclo de vida de los productos y otras consecuencias sanitarias.  
  • ITV Sanitaria: establecer un proceso de control y mantenimiento de la tecnología de cada centro hospitalario. Esto debe seguir las recomendaciones presentes en la circular nº3/2012 de la AEMPS.  
  • Contratar a un técnico especialista en electromedicina en todos los centros con más de 200 camas, cuya función será la supervisión del correcto funcionamiento de la tecnología.  

En Uniteco también adaptamos nuestra oferta a las necesidades de las clínicas y centros médicos. Somos conscientes de las averías probables de vuestra maquinaria. Por ello, conoce el seguro Multirriesgo para clínicas y centros médicos. Siempre adaptado a vuestros centros de trabajo. Y con 300 euros diarios de indemnización si el centro no puede abrir sus puertas.  

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe