Reacciones adversas a medicamentos: cómo debe actuar un profesional

11 minutos

¿Qué es una reacción adversa?

Ante el tratamiento de una enfermedad o patología determinada el profesional sanitario impone un control terapéutico a base de medicamentos, para poder enfrentar esta situación, pero, puede suceder que el fármaco no de los resultados esperados y provoque reacciones adversas en los medicamentos. Por ello, el médico debe conocer estas reacciones y saber cómo actuar en el caso que se produzcan una 

Una reacción adversa a un medicamento (RAM) es cualquier respuesta perjudicial, nociva, no intencionada que ocurre tras la administración de un medicamento o, debido a un uso incorrecto de dichos fármacos.

Las RAM suponen una de las causas más importantes del aumento de los costes sanitarios y de la morbimortalidad. Por ello, es clave la labor de los sistemas de farmacovigilancia, ya que permiten la identificación y prevención de los riesgos relacionados con el uso de medicamentos, especialmente los fármacos de reciente comercialización. De hecho, estos sistemas detectan señales en función de los datos del registro mundial de las reacciones adversas a medicamentos. Además, dan soporte a las decisiones tomadas por las agencias reguladoras de las diferentes administraciones. Solamente una pequeña parte de los medicamentos comercializados se retiran del mercado, siendo la causa más frecuente la hepatotoxicidad.

Cómo se ha comentado antes la labor de los sistemas de farmacovigilancia es esencial. En este sentido, la notificación espontánea de reacciones adversas es el método más común barato y sencillo para determinar nuevos problemas de seguridad, sin embargo, su principal limitación es la infranotificación. Por ello, el futuro pasará por una mayor implicación de los profesionales sanitarios, pacientes, farmacéuticas y por la implementación y el uso de las nuevas tecnologías.

Diferencia entre reacción adversa a un medicamento y evento adverso

A pesar de tener rasgos similares que pueden llegar a la confusión, hay que señalar que no en todas las situaciones se refieren a lo mismo.

En el caso de las reacciones adversas a medicamentos existe una sospecha de que el evento indeseable que ha tenido lugar ha sido provocada por el medicamento (hipoglucemia después de la administración de insulina a un paciente)

El evento adverso no es necesario que exista una relación causal con los fármacos suministrados (traumatismo por una caída brusca de una persona que estaba tomando hipertensivos)

reacciones adversas a medicamentos

Tipos de reacciones adversas

Las reacciones adversas a los medicamentos pueden ser muy diferentes según la trascendencia y la gravedad de los mismos. Pueden ser leves, graves e incluso, en el peor de los casos, mortales, del mismo modo pueden estar relacionados o no con la dosis del medicamento. De hecho, dependiendo de la frecuencia de aparición, pueden ser:

  • Muy frecuentes (≥ 1/10)
  • Frecuentes (≥ 1/100 a < 1/10)
  • Poco frecuentes (≥ 1/1.000 a <1/100)
  • Raras (≥1/10.000 a <1/1.000)
  • Muy raras (<1/10.000)
  • De frecuencia no conocida (no puede estimarse a partir de los datos conocidos).

Por otro lado, también se distinguen 6 tipos de reacciones adversas de medicamento según el origen de las mismas:

  • Augmented o Tipo A: Se refiere a las reacciones cuyos efectos están determinados por el proceso de actuación del fármaco y por lo tanto son predecibles. Son la consecuencia de una respuesta aumentada a la dosis suministrada a causa de las alteraciones farmacéuticas, farmacodinámicas o farmacocinéticas. Generalmente son dosis dependientes y acostumbran a desaparecer después de la reducción de la dosis. Son las reacciones adversas más frecuentes y producen baja mortalidad y alta
  • Bizarre o Tipo B: Hacen referencia a las reacciones no relacionadas con los efectos farmacológicos, por lo que son impredecibles. Rara vez son dosis dependientes. Se dan con menos frecuencia que las de tipo A. Producen baja morbilidad y alta mortalidad y disminuyen tras la retirada del medicamento. El proceso que produce la RAM suele ser inmunológico o las propias variaciones genéticas del paciente.
  • Chronic o Tipo C: Hace referencia a las reacciones producidas a causa de tratamientos continuos y largos. Son predecibles y se dan por procesos adaptativos celulares
  • Delayed o Tipo D: Aluden a aquellas RAM que salen a la luz tiempo después de haber terminado el tratamiento e incluso pueden llegar a aparecer en los hijos de los pacientes. Algunas de ellas son la carcinogénesis por inmunosupresores (azatioprina) y la teratogénesis por antineoplásicos, talidomida y tetraciclinas.
  • End of treatment o Tipo E: Estas reacciones adversas corresponden a la RAM que se manifiestan tras la suspensión repentina del medicamento provocadas por agentes ajenos al principio activo del fármaco

¿Cómo actuar como profesional médico?

Ante una reacción adversa de un medicamento el profesional debe de identificar cuál ha sido el fármaco que le ha provocado esa reacción al paciente. Acto seguido debe de identificar qué tipo de reacción es y una vez identificado retirar el medicamento en cuestión y administrar otro diferente si se puede realizar el cambio. Si es una reacción que se muestra posteriormente como puede ser las reacciones Tipo D. Si es así el profesional debería documentarlo para determinar claramente cuál ha sido la causa de esta situación.

En definitiva, es importante que el profesional médico conozca las posibles repercusiones de un tratamiento farmacológico para poder realizar el mejor seguimiento posible. Por ello, es esencial que el médico sepa identificar las diferentes reacciones adversas que se le pueden presentar a un paciente para actuar de la manera más eficiente y segura posible.

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe