Secreto profesional

¿Sabes lo que es el secreto profesional sanitario?

9 minutos

El secreto profesional sanitario es una obligación de confidencialidad, que se impone por la necesidad de que exista una absoluta confianza entre el profesional y los pacientes

En la legislación vigente, esta protección de la intimidad del paciente, se encuentra recogida tanto en la Ley General de Sanidad (artículo 10), como en la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica (artículos 7 y 16), que recogen el derecho que los pacientes tienen a la confidencialidad de toda la información relacionada con su salud.

Básicamente, sin esta obligación no podría existir confianza por parte del paciente para que este comparta la información necesaria para ser atendido de la mejor manera.

Debemos tener en cuenta que, aunque el secreto profesional se aplica en muchas profesiones, no es igual el secreto profesional de un abogado, que el de un sacerdote o el de un médico. El componente ético y moral que existe en la relación entre el que da la información y el que la recibe, en ocasiones, se ve altamente influido por el componente jurídico.

Existen tres clases de secreto profesional sanitario

Es importante señalar que según esta obligación de confidencialidad que contrae el profesional sanitario con su paciente podemos distinguir varios tipos de secretos según las características propias y las circunstancias en las que se enmarque esta confidencia.

Los distintos tipos de secretos profesionales y sus diferencias radican en la forma en la que se compartió o descubrió dicho secreto y en la obligatoriedad o no de guardarlo. Basado en esto, contamos con:

  • El secreto natural: descubierto por casualidad, por investigación personal o por confidencia, y no puede divulgarse. Aunque no haya una promesa de guardar secreto, se está obligado a callar, en virtud del precepto moral que prohíbe perjudicar a los demás sin ningún motivo de razón.
  • El secreto prometido: nace de un contrato y de la promesa de guardar silencio después de haber conocido el hecho. Un mismo secreto puede ser a la misma vez natural y prometedor.
  • El secreto confiado: genera una promesa hecha antes de recibir la confidencia. El secreto pasa a ser estrictamente confidencial o profesional.
secreto profesional sanitario

¿Cuándo se ve vulnerado el secreto profesional sanitario?

La vulneración del secreto profesional sanitario puede conllevar consecuencias muy graves para el médico, además de la pérdida absoluta de la confianza del paciente. Esta desconfianza va a provocar que las consultas se vean notablemente afectadas. El paciente no se va a abrir, y le va a costar más contar al médico su situación personal.

Asimismo puede  acarrear consecuencias muy severas que pueden llegar incluso a poner en jaque su profesión médica. En caso de que incumpla su obligación de sigilo, el médico puede ser castigado con la pena de prisión de 1 a 4 años; multa de 12 a 24 meses e inhabilitación especial de 2 a 6 años.

La práctica correcta, por supuesto, radica en la confidencialidad de la información compartida por un paciente con su doctor/a. Pero no siempre sucede:

  • Cuando se produce daño de forma directa: consciente y premeditadamente.
  • Cuando se vulnera en forma no intencional pero directa.
  • A través de una confidencia a otra persona.
  • A través de una conversación informal.
  • Al descuidar documentación sobre el paciente.

Las posibles sanciones por no respetar el secreto profesional, siempre los perjudicados deberán demostrar la magnitud del daño, van desde la sanción administrativa, la inhabilitación temporal y puede llegar hasta una condena penal. 

Existen algunas circunstancias en las que se puede vulnerar este derecho:

  • Los profesionales se verán obligados a romper el secreto profesional cuando haya peligro
  • Cuando haya peligro para la salud pública o esté en juego la vida de terceras personas.
  • Los profesionales de enfermería están obligados a denunciar a la autoridad competente
  • Enfermeros en aquellos casos en los que atienden a personas que hayan podido ser víctimas de delito.
  • Cuando se sea testigo o se tenga conocimiento de mala praxis, aunque el compañerismo mal entendido dentro de algunas corporaciones lo haga inusual.
  • Cuando esté autorizado por el paciente.
  • Cuando sea para colaborar con la Justicia.
  • Cuando haya riesgo para terceras personas.
  • También sería lícita la revelación del secreto para denunciar un caso de mala praxis

 Tal y como hemos visto juntos, el secreto profesional es un concepto relevante en varias profesiones, pero quizá en la abogacía y en el sector de la salud cobran más importancia por las consecuencias que puede tener no respetar la normativa existente al respecto. Si te ha interesado el tema, no dejes de visitar el artículo La violación del secreto profesional, para seguir ampliando información sobre el secreto profesional sanitario.

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe