Científicos españoles desarrollan un fármaco para eliminar células madre metastásicas

Científicos españoles desarrollan un fármaco para eliminar células madre metastásicas

Previene la expansión de un tipo de cáncer colorrectal, aplicándose de manera subcutánea, sin efectos adversos ni tóxicos.

Científicos españoles han desarrollado un nuevo fármaco que contiene nanopartículas que eliminan las células madre metastáticas y previenen la metástasis en un modelo de cáncer colorrectal, sin efectos adversos o tóxicos detectables.

Investigadores del Hospital de Sant Pau, de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y del CIBER-BBN son quienes han comprobado que este nuevo fármaco, una vez administrado subcutáneamente, libera nanopartículas que se dirigen hacia los tejidos tumorales, aumentando su captación en las células madre metastásicas.

El medicamento previene que el cáncer colorrectal cree metástasis

Según los investigadores, quienes publicaron su trabajo en la revista ‘Advanced Materials’, este fármaco tendrá un elevado impacto clínico al no ser necesaria la hospitalización, como sucede en la mayoría de los fármacos antitumorales actuales.

El fármaco, que afecta a un receptor presente en niveles elevados en la membrana de las células madre metastásicas, podría ser utilizado para tratar, como mínimo, 23 tipos de cáncer que también expresan altos niveles de este receptor en las células tumorales.

Este grupo de investigadores está formado por el equipo de Antonio Villaverde y Esther Vázquez, del Instituto de Biotecnología y Biomedicina de la UAB (IBB), y Ramón Mangues, del Instituto de Investigación del Hospital de Sant Pau (IIB Sant Pau), quien lidera el proyecto.

Su aplica por vía subcutánea y en periodos de tiempo largos

Para la investigación se han creado cuerpos de inclusión de fibras amiloides y nanoestructuradas que, cuando se administran por vía subcutánea en ratones de laboratorio, son capaces de liberar nanopartículas citotóxicas solubles de manera continuada, portadoras de una exotoxina que consigue mantener una concentración estable de esta nanomedicina en la sangre y en los tejidos.

Esta nueva forma farmacéutica de administración subcutánea para liberación sostenida permite administrar altas dosis de este nanofármaco en intervalos prolongados (semanas en ratones y probablemente meses en humanos) sin toxicidad en el punto de inyección o en los tejidos normales, mientras genera un potente efecto antimetastático, aseguran los investigadores.

Este nuevo fármaco es menos agresivo que otros tratamientos, como la quimioterapia o la radioterapia

De igual forma, indican que el desarrollo del fármaco para su administración en humanos reduciría la necesidad de inyectar dosis frecuentes, por vía intravenosa, de los fármacos antitumorales citotóxicos actuales, los cuales requieren hospitalización.

Durante las pruebas en laboratorio, el nuevo fármaco ha conseguido una reducción notable del tamaño del tumor en el colon a la vez que bloquea el desarrollo de metástasis en los ganglios linfáticos, el pulmón, el hígado y el peritoneo, sin captación ni toxicidad apreciable en tejidos sanos (no tumorales), según han indicado los investigadores.

La principal causa de muerte en pacientes con cáncer es la metástasis

Villaverde y Vázquez señalan que “esta terapia ofrece una respuesta a la urgente necesidad médica de inhibir el desarrollo de la metástasis, que representa la principal causa de muerte en pacientes con cáncer”.

Asimismo, han destacado que la destrucción selectiva de las células tumorales y metastáticas aumenta el índice terapéutico de esta nanomedicina, obteniendo un potente efecto antimetastático sin generar efectos adversos asociados, lo que la diferencia de la mayoría de los fármacos antitumorales usados actualmente, que producen efectos adversos frecuentemente severos.