Es legal obligar a una madre a dar a luz en un hospital ante un parto de riesgo

Es legal obligar a una madre a dar a luz en un hospital ante un parto de riesgo

El Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 3 de Oviedo ha fallado a favor del Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), demandado por una mujer que fue obligada a dar a luz en el hospital en contra de su voluntad.

La sentencia considera “diligente, profesional, ponderada, proporcionada, responsable, y ética y jurídicamente irreprochable” la decisión del equipo de obstetricia del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) de solicitar el ingreso forzoso de una madre para dar a luz allí, cuando ella deseaba hacerlo en casa.

La madre demandó al hospital por considerar que se trataba de una violación de sus derechos fundamentales y solicitó una indemnización para compensar el daño sufrido. La mujer, embarazada de 42 semanas, acudió al HUCA para un control de bienestar fetal. Tras los resultados de la prueba, el jefe de sección de Obstetricia emitió un informe en el que registraba que había informado a la mujer de que había finalizado el embarazo por gestación prolongada, dejando claro el riesgo de hipoxia y muerte intraútero que puede sufrir el feto a partir de la semana 42, por lo que son necesarios controles frecuentes.

Aun habiendo recibido este informe, la mujer no volvió a acudir al hospital. Ya en la semana 45, el subdirector del servicio quirúrgico del HUCA solicitó al juzgado su ingreso con carácter forzoso, ya que la mujer había decidido dar a luz en casa, para practicarle un parto inducido. Además, el parto no progresó de manera favorable y finalmente hubo que practicarle una cesárea.

En el escrito de contestación a la demanda, el servicio de Obstetricia declaró que se trataba de una gestación de riesgo -por todo lo expuesto anteriormente-, desaconsejando por completo un parto domiciliario, donde no tendría el seguimiento médico necesario que requiere un parto con estas circunstancias. De hecho, el desarrollo del parto dio la razón a los facultativos, ya que finalmente uno de estos posibles riesgos que revelaban en el informe hizo que hubiera que practicarle una cesárea.

La sentencia deja claro que el ingreso era preciso, no solo para inducir el parto, sino como mecanismo de vigilancia y control de la madre y el feto, algo que a la postre fue necesario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies