Mascarillas “egoístas”: evitan el contagio, pero pueden contagiar

Mascarillas “egoístas”: evitan el contagio, pero pueden contagiar

En España el uso de mascarillas es obligatorio desde el pasado jueves, tanto en espacios cerrados como en la vía pública si no se es posible mantener la distancia, tal y como refleja la Orden SND/422/2020 promulgada por el Ministerio de Sanidadque permanecerá vigente hasta que finalice el estado de alarma.  

La utilización de mascarilla es obligatoria para toda la población mayor de 6 años y recomendable en la franja de entre 3 y 5 años. Dentro de las excepciones se encuentran las personas con dificultad respiratoria, causas de fuerza mayor o actividades en las que su utilización resulte incompatible.  

Pero aún surge la duda de cuáles son las mascarillas recomendadas y adecuadas para evitar el contagio. Las mascarillas quirúrgicas e higiénicas son las que recomienda utilizar Sanidad para salir a la calle y evitar posibles contagios. Aun así, hay ciudadanos que prefieren usar mascarillas con filtro, como la N95, la FFP2 o la FFP3, a pesar de que los expertos desaconsejan su uso entre la población general. Este tipo de mascarillas han sido bautizadas con el nombre de mascarillas egoístas, porque evitan la entrada del virus, pero no su salida. 

La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) advierte de que es “innecesario” su uso entre la población general, debido a que solo están recomendadas para profesionales sanitarios y actividades dentro de este ámbito. La probabilidad de contagiar la COVID-19 si la persona que la porta está infectada aumenta respecto a una mascarilla normal.  

Gabriel del Pozo, secretario general de CESM, ha declarado que no es que ayuden al contagio, pero desde luego no ayudan a evitarlo”, por lo que solo aconseja su manipulación por parte del personal sanitario. 

Según el CESM, sería beneficioso extender el uso obligatorio de mascarillas a todos los espacios abiertos, incluso si es posible mantener los dos metros de distancia de seguridad. De igual forma, creen conveniente que los deportistas solo puedan moverse por zonas específicas, “donde no estén en contacto con el resto de la población”.