¿Qué responsabilidad se puede imputar a los administradores de una sociedad médica?

¿Qué responsabilidad se puede imputar a los administradores de una sociedad médica?

Los administradores de las sociedades médicas son legalmente considerados sujetos de responsabilidad ante los daños que pueda causar la actividad de la empresa que gestionan. Según la ley el administrador tiene una responsabilidad de vigilancia sobre las acciones que desarrolla la empresa y sus empleados.

Cobra especial relevancia actualmente ante la reciente adecuación en España del Reglamento General de Protección de Datos, que castiga con multas más severas el trato incorrecto de los datos personales de sus clientes.

En el caso de las sociedades médicas este hecho es más relevante si cabe ya que los datos personales que se tratan son considerados por la legislación como “de especial protección” al tratarse de datos relacionados con la salud.

Son puntos de especial sensibilidad en este caso la confidencialidad y las condiciones de seguridad que se dispensan a historias clínicas, informes médicos, consentimientos informados, análisis clínicos, etc. Este tipo de documentos son fuente habitual de demandas a centros sanitarios cuando pacientes o familiares se sienten perjudicados por su manejo.

En el caso de los socios de las sociedades mercantiles su responsabilidad está limitada a su aportación al capital por lo que suele ser más limitada.

La Ley de Sociedades Mercantiles establece que “los administradores responderán frente a la sociedad, frente a los socios y frente a los acreedores sociales del daño que causen por unos actos u omisiones contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados incumpliendo los deberes inherentes al desempeño de su cargo”.

Por otra parte el artículo 5.2 de la Ley 2/2007 de 15 de marzo de Sociedades Profesionales lo deja muy claro: “Los derechos y obligaciones de la actividad profesional desarrollada se imputarán a la sociedad, sin perjuicio de la responsabilidad personal de los profesionales contemplada en el artículo 11 de esta Ley”.

Un juez puede establecer una cuantía en concepto de indemnización por daños a un paciente, en cuyo caso el mismo magistrado decidirá si de esa cuantía debe responder el profesional, la sociedad o ambos, en la misma o diferentes proporciones: “De las deudas sociales que se deriven de los actos profesionales propiamente dichos responderán solidariamente la sociedad y los profesionales, socios o no, que hayan actuado, siéndoles de aplicación las reglas generales sobre la responsabilidad contractual o extracontractual que correspondan”, artículo 11.2.

Respecto a la cobertura que las sociedades deben disponer para hacer frente a estas responsabilidades, el tercer punto del artículo 11 señala que “las sociedades profesionales deberán estipular un seguro que cubra la responsabilidad en la que éstas puedan incurrir en el ejercicio de la actividad o actividades que constituyen el objeto social”.

A modo de resumen la responsabilidad de los administradores existe desde tres puntos de vista: los efectos de su actuación con respecto a la actividad de la empresa, con respecto a los socios y frente a terceros.

También te interesará

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies