trombo pulmonar

Trombo pulmonar: enfermedad, síntomas y tratamiento

9 minutos

La Fundación Española del Corazón define el trombo pulmonar como aquel taponamiento de una parte de los vasos sanguíneos que se encargan de llevar la sangre, con escasez de oxígeno, desde el corazón hasta los pulmones con el objetivo de oxigenarla.

La mayoría de los trombos pulmonares se originan en las venas de los miembros inferiores y se trasladan hasta la arteria pulmonar. Tal y como vimos en el artículo de la protrombina, el tiempo de coagulación de la sangre determinará el riesgo para la creación de trombos. Lo que suele ocurrir es que una de las zonas de los pulmones no recibe sangre venosa, por lo que no podrá oxigenarla. Esto repercutirá negativamente en el oxígeno que deberá llegar posteriormente a otros órganos y tejidos del cuerpo. Además, el corazón seguirá bombeando sangre hacia los pulmones, pero con obstáculos en el camino mientras queda debilitado el ventrículo derecho del corazón.

¿Qué síntomas produce un trombo pulmonar?

Aunque la trombosis pulmonar pueda presentarse de diversas formas, su principal síntoma será la dificultad respiratoria (disnea), en ocasiones estará acompañada por dolor de pecho y tos. Sin embargo, es frecuente que los pacientes experimenten otra serie de signos como:

  • Dolor en el pecho (dolor pleurítico): suele aparecer en la mitad de los casos. Se produce por irritación en la pleura, la capa que envuelve los pulmones.
  •  Dolor torácico: en ocasiones suele confundirse por el provocado por un infarto cardíaco.
  •  La tos: suele ser sin flemas. Sin embargo, es posible que cuente con la presencia de sangre (hemoptisis).
  • Síncope: producido por deficiencia circulatoria. Tiene una incidencia del 10% en los casos de trombo pulmonar.
  •  La taquicardia: se presenta con latidos muy rápidos del corazón.
  • Taquipnea está relacionada con una respiración más ralentizada.
  •  Dificultad circulatoria en las extremidades inferiores: cuando el trombo pulmonar se haya producido de manera repentina, será importante explorar si existen coágulos en las piernas, ya que bloquearán la circulación venosa.
trombo pulmonar 2

¿Cuáles son los tratamientos del trombo pulmonar?

Los tratamientos se concentrarán en estabilizar al paciente y aliviar los síntomas, de este modo, es posible que se eviten nuevos episodios futuros. La mayoría de los casos se resuelven con anticoagulantes parciales gracias a la heparina. Con ello se evita que otro coágulo siga tamponando algún otro vaso. Para aquellos que no puedan recibirlos existen otra serie de procesos:   

  • Los tratamientos trombolíticos están dedicados a deshacer el coágulo formado con el fin de que no siga taponando los vasos sanguíneos.
  •  La embolectomía percutánea brinda sus esfuerzos en sacar el coágulo completo. La operación se realizará a través de una pequeña incisión (percutáneo), o por una cirugía abierta (quirúrgica).  

¿Cuáles son las secuelas del trombo pulmonar?

  •  Complicaciones en el tratamiento: una de las principales complicaciones es el sangrado. Al realizarlo con anticoagulantes, es posible que, ante cualquier herida, el proceso de cicatrización se ralentice o surjan hematomas.
  • Trombosis pulmonar recurrente: en torno al 30% de los pacientes que lo han padecido, vuelven a experimentarlo en el futuro. Sobre todo, porque es posible que la enfermedad no haya sido del todo curada.
  • Síndrome postrombótico: se muestra en el 30% de los casos 5 años después de haberlo tenido. El síndrome se produce de manera escalonada: primero se presenta en inflamaciones por la acumulación de líquidos, después en algún tobillo, produciendo zonas enrojecidas de la piel. Poco a poco irá adquiriendo un tono rojizo más intenso; evolucionará hasta el color blanco con manchas rojas y, finalmente, aparecerán en la zona de los tobillos.
  • Hipertensión pulmonar tromboembólica crónica: es una de las secuelas que se mostrará más tarde. En ella, los coágulos que taponaron los vasos sanguíneos en un principio, se endurecen y bloquean definitivamente el vaso sanguíneo.

A modo de conclusión, el trombo pulmonar está subordinado por la cantidad de trombos que llegan al pulmón y del tamaño que tengan. Se trata de una enfermedad muy grave y, en ocasiones, hasta mortal. Por ello, es fundamental que el paciente que presente síntomas, o que haya padecido algún trombo pulmonar, acuda a revisiones de manera regular para mantener la situación lo más controlada posible evitando así posibles problemas futuros. 

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe