médico residente

Médico Interno Residente (MIR): derechos, responsabilidades y obligaciones

10 minutos

Tras la finalización de la carrera y el examen de acceso a Médico Interno Residente (MIR) empieza su etapa como profesional. Una etapa de formación donde el médico escogerá una especialidad médica tras estar 5 años rotando por las diferentes disciplinas médicas del hospital, para tener una formación multidisciplinar y conocer más a fondo las diferentes especialidades. De esta manera, saber qué disciplina se adecua más a sus características y sus gustos.

Responsabilidades y obligaciones del médico interno residente

En este proceso formativo el residente irá asumiendo progresivamente responsabilidades en la especialidad que está cursando y de manera paralela la supervisión que recibe por el personal docente irá disminuyendo hasta el punto de que el residente llega a ser especialista.

Durante el primer año la supervisión será más severa y de forma presencial por parte de los profesionales de las diferentes unidades donde preste servicio el residente. Estos profesionales serán los encargados de visar por escrito las altas y las bajas y demás documentos relativos al proceso asistencial donde participe el residente.

A partir del segundo año de residencia, el MIR irá adquiriendo cada vez más responsabilidades y, por tanto, la supervisión de los especialistas irá amainando. No obstante estas responsabilidades nuevas que adquiere el residente vienen pautadas por el tutor dependiendo del grado de formación del MIR y de las características de la disciplina médica. En cualquier caso, el residente tiene derecho a conocer a los profesionales de la unidad en la que desempeña sus servicios.

En definitiva, el médico interno residente desempeñará labores que podrían afectar de manera concreta a los pacientes provocando posibles responsabilidades profesionales. No obstante, al actuar de forma tutelada la posible responsabilidad jurídica que le pueda recaer se repartirá entre las diferentes entidades docentes presentes.

Por ello, es fundamental que el médico residente debe de saber y actuar de acuerdo a las funciones que tiene encargadas, sin tener la necesidad de llegar a la denominada “medicina defensiva”, para evitar la exposición a posibles reclamaciones. Si quieres conocer más sobre las responsabilidades del MIR, en otro artículo de nuestro blog hablamos más a fondo de las competencias de los MIR. 

médico residente

Los derechos y deberes de un médico residente

Los derechos y deberes de los médicos residentes vienen recogidos en el BOE. Te dejamos aquí el listado completa de los deberes y derechos del médico interno residente:

 Derechos:

  • Comprender el programa de la especialidad y de las adaptaciones particulares del título al que el MIR quiere aspirar
  • Nombramiento de un tutor que te acompañará y asistirá en tu proceso de formación
  • Recibir una formación teórico-práctica, mediante la integración en la actividad asistencial del hospital, que le posibilitará la adquisición de las responsabilidades profesionales y de los conocimientos necesarios para el correcto y autónomo desempeño de la especialidad.
  • Conocer las tareas, funciones y objetivos asignados a su unidad así como de los sistemas dispuesto para la valoración del cumplimento.
  • Desarrollo y ejercicio de las actividades propias de su profesión con una responsabilidad progresiva acorde al tiempo de residencia
  • Conocer a los profesionales con los que va a trabajar y tiene la libertad para pedir su ayuda o consultar cualquier duda cuando el MIR lo considere necesario, sin que ello pueda suponer un abono de su puesto o una denegación de asistencia.
  • Participación en todas las actividades que intervenga la unidad pertinente, ya sean docentes, investigadoras, asistenciales etc.
  • Registrar todas las actividades que realice MIR en el libro del residente
  • Máxima objetividad en la evaluación de su aprendizaje
  • Revisión de las evaluaciones realizadas
  • Representación en la Comisión Nacional de la Especialidad y en las comisiones de docencia
  • Evaluación del centro de la actividad docente de manera confidencial
  • Recibir protección y asistencia en el ejercicio de su profesión o realización de sus funciones.
  • Tener la misma protección laboral que el resto de los trabajadores de la entidad

 Deberes:

  • Realizar el programa de formación de manera exclusiva, sin compaginarlo con otra actividad como se estipula en el artículo 20.3.a) de la Ley 44/2003.
  • Recibir una formación adecuada siguiendo las pautas del personal docente, ya sea el tutor, el personal sanitario o cualquier figura que se involucre en el buen funcionamiento del hospital y del desarrollo del programa de formación pertinente.
  • Conocer de manera rigurosa los derechos del paciente y cumplir los reglamentos y normas que integran la unidad docente.
  • Realizar las labores asistenciales correspondientes para conseguir una mejor competencia provisional y, por tanto, ayudar a los fines propios del centro sanitario.
  • Utilización adecuada de los recursos del centro, siempre en beneficio del paciente. 

En definitiva, el médico interno residente debe de experimentar un proceso de formación de 5 años por el cual debe de conocer tanto todo el proceso asistencial de un hospital como las responsabilidades y las consecuencias de la labor médica. Es fundamental que desde el primer año de residencia hasta el último el residente haya adquirido de manera progresiva las diferentes responsabilidades que atañen a un profesional sanitario 

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe