consulta médica telefónica

La consulta médica telefónica, una nueva realidad

9 minutos

El mundo de la medicina está en constante cambio y evolución, es por ello que cada vez es más común la realización de consultas médicas telefónicas. Estas llamadas se realizan principalmente de manera planificada. De hecho, la consulta telefónica en AP supone una mejora clara en la accesibilidad, además disminuye las interrupciones de la consulta fruto de llamadas no programadas.

Hay que señalar que las consultas telefónicas han sido claves en los meses más duros de la pandemia. Han permitido seguir trabajando a los profesionales confinados por patologías previas edad o por ser positivos en Covid-19. Del mismo modo, ha sido una labor muy positiva en el seguimiento de aquellos pacientes Covid leves o moderados. En resumen, es un nuevo reto abordar consultas complejas por teléfono, pero es una práctica que ha llegado para quedarse.

Cómo hacer una consulta telefónica de calidad

Para poder llevar a cabo una buena consulta telefónica, tanto para el médico como para el paciente, hay que tener en cuenta que esta nueva forma de atender a los pacientes tiene la misma importancia que la consulta presencial. Hay que valorarla y realizarla como se merece, para ello es necesario: 

  • Gestión de la agenda de llamadas. Necesitamos tener al paciente citado y poder consultar su historia clínica. Una consulta telefónica es más difícil que una presencial. Por ello, debemos dedicarle el tiempo que requiere para una correcta realización. No es recomendable dejarlas para el final de la consulta, es preferibles repartirlas durante el día compaginándolo con consultas presenciales. 
  • Conocer la historia clínica del paciente antes de llamar. Esto nos aporta una información de mucha calidad y especialmente útil si no conocemos al paciente como desearíamos.
  • Apuntar la información que necesitamos saber del paciente así como la información que necesitamos dar.
  • En primer lugar, presentarnos y decir nuestro nombre y centro de trabajo
  • Ambientar. Preguntar al paciente si está cómodo, si nos escucha bien si puede hablar etc. De esta manera vamos preparando al paciente para dar y recibir información relevante.
  • Hablar en un tono tranquilizador y calmado para proyectar confianza y seguridad. Nuestra voz es el canal para transmitir una actitud calmada y acogedora
  • Usar un tono de voz tranquilizador, dando confianza y seguridad. El tono de voz es todo lo que tenemos en una consulta telefónica. Evitar bromas o momentos de humor, aunque tengamos confianza. Por teléfono pueden ser malentendidos.
  • Escuchar más aún que en la consulta presencial. Anotar si es necesario algo importante que dice el paciente y luego debemos investigar. Nunca cortar el discurso espontáneo, sino ayudarle. Es útil cada cierto tiempo resumir y repetir lo hablado para contrastar con el paciente antes de continuar con la entrevista. 
  • Introducir el diagnóstico y el tratamiento con frases cortas y sencillas y asegurarse de que el paciente lo entiende y escucha. Al finalizar, preguntar o corroborar que el paciente está de acuerdo con el plan propuesto
  • La “red de seguridad” es más necesaria incluso que en la consulta presencial. Registrar todo lo comentado en la historia del paciente, también la anamnesis. Es imprescindible registrar que se trata de una consulta telefónica 
  • Tener en cuenta hasta el último momento la necesidad de una visita presencial. 
consulta médica telefónica

Como cumplir con la protección de datos al realizar una consulta telefónica

Realizar una consulta telefónica tiene una problemática diferente a la presencial. En concreto, la problemática en tema de protección de datos es aún más acusada que las consultas tradicionales. Por ello, cuándo vayamos a realizar una consulta telefónica debemos tener en cuenta una serie de procedimientos para evitar cometer errores jurídicos relacionados con la protección de datos. Debemos de tener presente las siguientes disyuntivas:

  • Confirmar que el paciente o el cuidador es el que está detrás del teléfono. En caso de hablar con un representante del paciente tener muy presente los datos de confidencialidad, discreción y prudencia. Debemos de tener la aceptación tácita o explícita que vamos a comentar la salud del paciente con su cuidador o familiar
  • Nunca dejar un mensaje en el contestador
  • Solicitar la autoexploración: medir su frecuencia cardíaca, peso, temperatura, glucemia, tensión arterial etc.
  • Ofrecer nuestro correo electrónico a los pacientes, donde nos pueden enviar fotos, informes, consultas, etc. Si tenemos encriptación, podemos aprovecharla para enviarle un resumen de lo hablado por teléfono o cualquier cosa que fuese necesaria. 

En conclusión, las consultas telefónicas han llegado para quedarse y cada vez van a ser prácticas más habituales en el día a día del profesional sanitario. Por ello es necesario conocer bien los límites y los errores más comunes de estas nuevas prácticas. Sobre todo, al tratar con datos confidenciales es necesario tratar los datos de los pacientes con la rigurosidad que merece. Por ello, desde Uniteco ponemos a disposición de nuestros clientes el despacho de abogados DS Legal, especializado en derecho sanitario, las 24 horas del día los 7 días de la semana para solucionar y evitar cualquier contingencia legal que pueda tener un profesional del sector médico. 

​ ​

Deja un comentario

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

​ ​

Subscribe to our newsletter

Suscríbete al blog

Subscribe